jueves, 6 de marzo de 2014

El regente


El Departamento de Estado de Estados Unidos de Norteamérica dio a conocer un informe en donde vierte recomendaciones acerca de cómo debe proceder nuestro país en materia de narcotráfico.
 Es curioso, tanto como si la Argentina le explicara cómo se debe jugar al futbol americano o de qué manera se debe invadir un territorio para obtener su petróleo.
 Estados Unidos pretende enseñar algo que todavía no pudo resolver puertas adentro, algo que no tiene resuelto en su propio territorio.
  En el aspecto económico siempre se caracterizó por difundir e imponer recetas que devienen en catástrofes financieras dentro y fuera de su país, en el ámbito de los derechos humanos también lo hacen pero sostienen Guantánamo o desatan guerras por el gas o el petróleo y aniquilan cientos, millones de ciudadanos sin dar explicaciones y sin realizar autocríticas que devuelvan algo de justicia a los hechos irreparables. 
  Se debe tener autoridad moral para juzgar a otro país, pero de todos modos lo hace, desarrolla un informe sobre el narcotráfico, en donde aconseja sobre la necesidad de una mayor coordinación en la Argentina de tareas entre las fuerzas de seguridad nacionales y las provinciales y destaca la necesidad de que el Gobierno dedique más recursos y capacidades para mejorar el combate contra las drogas para "abordar adecuadamente este desafío.
  Estados Unidos es el gran país consumidor, un informe de la ONU del año 2013 indica que es un país en donde millones de su habitantes diariamente se droga. Esto solo tiene sentido si es analizada desde la desidia y la desatención programada. 
  Desde un país en donde la droga está aceptada cientos de veces más que en nuestras tierras y en donde este asunto es un negocio millonario que enriquece a muchos, provienen consejos de cómo combatirla.
  Como terminar afuera algo que se tiene en casa. Como aconsejar sobre políticas sobre el narcotráfico cuando no utilizan su reconocidos sistemas de espionaje y escuchas para captar a los popes narcos y si para vigilar a Ángela Merkel, disculpas por medio del propio Barack Obama.
  No han podido controlar la droga en Estados Unidos, entonces, lejos de realizar autocríticas, desarrollan un curso en donde imponen recetas de cómo combatir el flagelo. Dan consejos, proponen estrategias y califican a los países en una materia en la cual están aplazados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario