sábado, 8 de julio de 2017

La fuerza de los mitos

* Adrián Lozano


La Publicidad del “Súper Lavasuelos Embell” es un producto de limpieza innovador español de mediados del siglo XX.
  En la imagen publicitaria presentada se ve a una joven ama de casa feliz y dinámica utilizando el nuevo diseño de friegasuelo que incluía un original sistema de escurrido que permitía  realizarlo por medio del bastón de mando en un embudo con agujeros. Este mecanismo le ahorraba tiempo y desgaste físico a la tarea de limpiar los pisos.
  La naturaleza con que es reflejada esa joven feliz fregando los pisos de su casa bloquea cualquier cuestionamiento respecto a su rol de ama de casa, sobre todo en ese contexto histórico en donde ellas eran visibilizadas, mucho más que en estos tiempos, como integrantes de una sociedad en la cual deben ocuparse de la limpieza hogareña o al menos procurar, entre otras cosas, que el hombre al regresar de su trabajo encuentre su casa limpia, arreglada, en orden y a su esposa contenta.
  La joven aparece con una actitud positiva y optimista. Sus brazos no están caídos, apuntan hacia adelante, parece estar bailando mientras realiza esa tarea. Ella se muestra contenta con el flamante lavasuelos en sus manos y rodeada de leyendas tales como “Es práctico”, “De fácil manejo”, Económico”, “Mayor duración” y “Utilizarlo es un placer”.
  Se trata de un esquema comunicacional que propone una estructura en la cual aparece la forma en que este mensaje es expresado. Un montaje en donde se vislumbra el sentido que adquieren esos elementos en su conjunto. Se trata de una mujer que encuentra un nuevo método de limpieza que le produce más felicidad.
  El concepto está atravesado por el rol que le es impuesto a la mujer en esta sociedad. La mujer es la que limpia, ella atiende los problemas de la casa y el hombre quizá sólo se interese por el costo de ese producto.
  La significación  de este mito imponen la asociación del significante compuesto por el significante y el significado. En él se puede descubrir la naturalización de un rol femenino postergado a un segundo plano en una sociedad que le ofrece felicidad a partir de la facilitación del trabajo doméstico. Esta es la idea que refuerza este mito a partir de las asociaciones que se logran realizar de la imagen publicitaria.
  La mujer está feliz con su traje de limpieza, ella no plantea ningún tipo de rebeldía, todo lo contrario, encuentra en ese espacio asignado mucha felicidad.
  Este mensaje produce y reafirma una clara distinción de los roles de género, y lo hace  con una despechada naturalidad que suprime cualquier conflicto. También impone valores a través de una puesta de escena que se deja mostrar de manera inocente y despolitizada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario